viernes, 1 de mayo de 2015

Aparato locomotor: optimización de derivaciones

Como consecuencia del exceso de derivaciones desde atención primaria al segundo nivel asistencial, por causas frecuentes como raquialgia (dolor de espalda), gonalgia (dolor de rodilla) y omalgia (dolor de hombro), se han realizado reuniones interniveles obteniéndose un protocolo de actuación para optimizar esas derivaciones, que paso a describir:

 

lunes, 13 de abril de 2015

Día Nacional de la Atención Primaria #MEdeDICOAlasPersonas

Hoy es el día de la atención primaria, en el cual muchas organizaciones, sociedades científicas y sindicatos se unen para publicar un decálogo, pero todas estas peticiones pueden servir para el resto del año:



Y es que nos dedicamos a las personas, MEdeDICO A las Personas, al trato con las personas, a sus dudas en la enfermedad, sus frustraciones y tristezas que pueden conducir a ella, sus carencias, sus problemas sociales que a veces hacen enfermar. Por eso es que MEdeDICO A las Personas, como Juana que no quiere hacerse una prueba que le ha recomendado el ginecólogo mientras no hable con su médico, o como Andrés que le ha prescrito el Cardiólogo que tome una nueva medicación, pero quiere que yo se lo confirme o los padres de María que acuden a hablar conmigo antes de ir al hospital para conocer antes mi opinión por esa diarrea que no se quita, Juana, Andrés,María necesitan que los escuchemos y nos dediquemos a ellos, a sus dudas, sus miedos, que los ayudemos en la toma de decisiones sobre su salud, desde el conocimiento de su situación, la cercanía de su entorno, y el contacto en el tiempo.


viernes, 10 de abril de 2015

La enfermera que trabaja conmigo no quiere prescribir. #PrescripciónEnfermera

¡La que se ha formado con lo de la prescripción de enfermera!. Y para mi todo esto es como lo del café de aquel político que no sabía cuanto costaba en la calle. Creo que nadie le ha preguntado a los que realmente estamos trabajando día a día, los que recetamos y los que trabajamos juntos. 

Desde que apareció el Decreto 307/2009 de 21 de julio, de Prescripción de enfermera en Andalucía, intenté que mi compañera enfermera, que entonces trabajaba conmigo, recetara algunos de los medicamentos que le permitían, intenté comenzar con los pañales y tiras reactivas del azúcar, y le dí un plan de como sería recetar paulatinamente a los diabéticos e hipertensos en la consulta de enfermería, imaginé la cantidad de enfermos crónicos que me quitaría de mi saturada agenda sólo con que ella quisiera recetar, me iba a quitar de una tacada un montón de pacientes. 

Cual fue mi sorpresa que tras seis meses desde la salida del decreto no pude conseguir casi nada, incluso recibí una llamada de la adjunta de enfermería de mi zona básica de salud para comunicarme que no presionara excesivamente a mi compañera enfermera en el asunto de la prescripción, que era yo el único en todo el área que intentaba que lo hiciera. "Mi gozo en un pozo".

La prescripción de enfermera en mi práctica consiste en:
  • El enfermero/a prescriba/indique las tiras reactivas de medición de glucemia capilar (tiras del azúcar) que además requiere un informe de visado de inspección protocolizado y consensuado y que al final las autorizará según ese protocolo el farmacéutico del distrito, igual que si lo hiciera yo. Ahorramos al paciente visitas al médico y trasladamos pacientes de las saturadas agendas de los médicos a las de los enfermeros.
  • Que el enfermero prescriba/indique los absorbentes de incontinencia urinaria/fecal que requieren un informe de visado, que generalmente realizan los enfermeros, mediante protocolo consensuado, que una vez enviado a la unidad de farmacia es autorizado por una auxiliar administrativa si se ajustan a los protocolos, exactamente igual que si lo hiciera yo.
  • También pueden recetar/prescribir/indicar, algunas cremas o pomadas y parches para úlceras de decúbito o para heridas que ellos manejan y que se ajusten a los autorizados por el decreto de prescripción de enfermera
Esto es lo máximo que he conseguido que hagan en cuanto a prescripción de enfermera los enfermeros/as que han trabajado conmigo, ya con eso se ha liberado un poco mi agenda, pero se ha sobrecargado la de ellos. 
Y aquí está el problema de por qué la enfermera que trabaja conmigo no quería, ni quiere prescribir. En Atención Primaria, en algunos consultorios la saturación de agendas por actividades diversas tanto de medicina familiar como de enfermería es agobiante a veces, por lo que todo lo que sea asumir nuevas tareas suele ser rechazado. "Si lo tengo que hacer, lo hago, pero mejor hazlo tú que eres el médico". También podría prescribir/indicar otros medicamentos que contempla el Decreto como:
  • Los pacientes crónicos diabéticos o hipertensos, que acuden frecuentemente a las consultas de enfermería en relación a procesos o programas de salud prescriban/indiquen algunos de los medicamentos para crónicos (antidiabéticos y antihipertensivos) que yo anteriormente les he he prescrito, indicado y pautado, y que además para que el enfermero los pueda indicar/prescribir, tengo que cliquear a modo de autorización, dentro de la lista de medicamentos de la historia digital, evitando así que el paciente tenga que venir a mi consulta a por esa medicación.
  • Por último pueden prescribir/indicar analgésicos o AINEs a dosis menores, eso ya lo hacen los familiares, amigos y vecinos, por qué no los enfermeros/as.
Esta es la práctica de lo que hacemos a diario, luego está la política sanitaria con el Proyecto de Real Decreto de prescripción de enfermería, la Declaración de CGCOM (Asamblea general del consejo de colegios de médicos) sobre la gestión del medicamento), luego los adelantos a prensa com que la indicación de enfermería sigue adelante  y las bravuconadas que tanto nos gustan por aquí El Consejo General de Enfermería anuncia acciones legales contra el Consejo de Médicos por sus ofensas a la profesión.

Pero hoy la enfermera que trabaja conmigo y yo seguimos trabajando juntos, intentando lidiar con nuestras agendas saturadas, aunque ella sigue sin querer prescribir todo lo que permite el decreto, con lo contento que yo estaba cuando salió. Y lo comprendo, es que aquí en las trincheras las cosas son diferentes de como se ven en la retaguardia.

prescripcionenfermera.jpg (2140×1553)

Imágen tomada de Primum non nocere
Original: https://rafabravo.wordpress.com/2014/07/30/prescripcion-enfermera/

sábado, 21 de marzo de 2015

Yo Familia #EligeMFyC

Soy médico, de familia porque hago durante mi trabajo profesional múltiples actividades , nunca me aburro, siempre hay cosas diferentes que hacer: consulta a demanda de adultos y niños, urgencias en consulta, en la calle, en domicilios, visitas a pacientes en sus casas durante los avisos domiciliarios, cirugía menor, infiltraciones, citologías, planificación familiar, embarazo, promoción de la salud en los diferentes medios.
Tengo la suerte y la gran responsabilidad de ser el médico de las familias de el mismo municipio desde hace más de 25 años y he atendido a los abuelos, los padres, los hijos, los nietos y algunos bisnietos.
También puedes practicar la docencia o la investigación si lo deseas.

Por eso, si tienes dudas que elegir o si lo tienes claro: #EligeMFyC












miércoles, 18 de marzo de 2015

#Anafilaxia, a veces la muerte falla

Era otro día cualquiera, había pasado casi una hora y media desde que llegué a la consulta, estaba gestionando bajas laborales, renovando y revisando tratamientos en recetas electrónicas, solventando problemas sociosanitarios, atendiendo a varios pacientes que venían sin cita, diagnosticando catarros y en ese momento derivando un paciente a la Unidad de Patología Mamaria por lo que se había detectado y yo estaba corroborando mediante palpación, tras la mampara. 

Fue entonces cuando entró el celador y detrás una auxiliar de atención domiciliaria, con cierta prisa, que me dijo:
- "dice Carmen que vaya, que se está ahogando". Entendí el mensaje perfectamente y me adelanté al diagnóstico, ayer estuvo en mi consulta y le prescribí amoxicilina, quizás era alérgica.

En pocos minutos acompañado por la enfermera estaba en su casa, pero cuando llegué era tarde, porque ella ya estaba allí, pálida, con restos de saliva en la boca, sin respiración, sin latido, con la cabeza flexionada lateralmente. Tenía que decidir en décimas de segundo si dejarla allí, fría, sin mirada, victoriosa e impasible o intentar devolverla a su lúgubre estado. 

En una habitación estrecha con algunos muebles desparejados, propios de una casa alquilada, que aparté para poder tirarla al suelo, se libró la batalla. 
Notaba palpitar rápidamente mi corazón pero mi mente tranquila se centraba en el protocolo de tratamiento adecuado, a la vez que debía buscar en mi maletín la adrenalina, unas tijeras, abrir la vía aérea, decirle a la auxiliar domiciliaria que llamara al 1-1-2 y que volviera a la consulta por una botella de oxígeno, mientras daba instrucciones a la enfermera, mi única aliada en la batalla.

En pocos minutos Carmen respiraba con dificultad, pero ella seguía allí, estaba pálida y seguía obnubilada, tirada en el suelo, aunque la tenía acorralada con la adrenalina y la vía canalizada que eficazmente colocó la enfermera. Llegaron refuerzos, la auxiliar, el celador con el oxígeno y dos vecinos a los que pedí ayuda a gritos desde la puerta momentos antes, para que sujetaran el bote de suero y nos ayudaran a moverla.

Acudió la ambulancia, logramos tras complicadas maniobras meter la camilla dentro de la habitación y antes de meterla en la ambulancia me di cuenta que la tenía derrotada, Carmen vomitó sobre mis zapatos y llamó con dificultad a su hermana, para que se acercara.

Cuando llegamos al hospital, ella ya no estaba allí, todas sus constantes eran normales a excepción de su pulso arrítmico probablemente por el efecto de las drogas. En cambio yo estaba mareado, nuestra ambulancia de suspensión trasnochada y los kilómetros hasta el hospital con un enfermo inestable son vertiginosos para mí.

En el trayecto de vuelta, pensativo y en silencio tras la dura contienda, ya no notaba su presencia, pero se que andaba por allí, agazapada en una cruce al paso de un coche, escondida tras un envase de medicamento, envuelta por una placa de ateroma o simplemente acompañando al paso del calendario.


Ya en mi consulta dos horas y media después esperaban los problemas cotidianos: un alta laboral, las pastillas de la tensión que Manuel se había olvidado recetar antes y que no le quedaban, recoger su citología, el informe de la revisión anual del cardiólogo, un niño con mocos, ... ellos no tenían porqué entender mi estado de ánimo. 
Nosotros a veces lidiamos con ella y se que temporal y ocasionalmente la muerte falla.

Abordaje de la Anafilaxia

jueves, 12 de marzo de 2015

Los miedos irracionales a la consulta (Diaris de trinxera)

Miedos recogidas en las consultas de los últimos días:

Mujer de 70 años me dice que tiene miedo de tener artrosis.

Madre que lleva a la hija con dolor de estómago leve, porque el hermano tuvo mononucleosis y tiene miedo de que sea el mismo

Mujer sana de 85 años que pide pastillas para el colesterol porque le da miedo tenerlo alto y que le pase algo.

Mujer con migraña conocida que se ha hecho una TC craneal por si tenía algo en la cabeza.

Una mujer lleva a su madre de 99 años a la consulta porque tiene miedo de que se llagas. La señora camina por el propio pie y no tiene ninguna lesión en la piel.

Madre que no acepta que la hija de 25 años tome anticonceptivos orales porque tiene miedo de que tenga una trombosis.

Una madre puerta de urgencias a la hija de 20 años con síntomas de cistitis y dice que tiene miedo porque su abuelo murió de cáncer de vejiga.

Un hombre joven constipado, pide antibiótico porque tiene miedo de que constipado le baje el pecho.

Una mujer joven con sobrepeso pide una visita al endocrinólogo porque tiene miedo de engordar más.

Mujer de 35 años que pregunta tres veces si se debe asustar por un colesterol de 230.

Un hombre de 50 años con dolor coxal mecánico tiene miedo de tener un cáncer de próstata.

Una mujer de 30 años, sana, pregunta cuándo se debe hacer una mamografía.

Una mujer de 45 años sana se hace una citología cada año en una consulta privada para que el "seguro" sólo le hacen cada tres años.

Un chico sano que hace deporte sin problemas pide un análisis porque tiene miedo de tener anemia.

Muchas personas jóvenes y sanas creen que tienen que hacer una analítica cada año.

Todo son miedos irracionales generadas por la alarma social a las enfermedades y el pensar que todo es evitable o se puede prevenir yendo al médico. Abordarlas en la consulta a veces no es fácil. Necesita escucha, tiempo y empatía, pero a veces es más fácil pedir una prueba o dar un fármaco. Sabemos manejar bien estas situaciones?

Aquí el enlace al post original
Tomado de diario de "Diaris de Trinxera" y traducido mediante traductor de google.