sábado, 1 de octubre de 2011

¿Ladillas?... ¡Pero no vaya usted a pensar mal!

Hace pocas fechas se acercó un hombre entradito en edad a mi consulta aquejado de un picor en la zona genital que no se quitaba con las cremas de corticoides y antimicóticos que le habían recetado en otra consulta.
A veces la experiencia es un grado y sin fiarme de los diagnosticos anteriores le pregunté al paciente si le habían mirado en los genitales, me dijo que si, y que quería sólo que le indicase algo para el picor, insistí en que se quitase la ropa interior y lo exploré por encima sin encontrar eritemas, me acerqué un poco más y vi algo oscuro entre el pelo púbico, y por fín cogí una lupa con la que pude ver claramente lo que le provocaba aquel picor: los piojos del pubis (pediculos pubis) o ladillas.
El hombro cambió de color y me contestó ..."¡ladillas, pero eso no se coge en esos sitios,... no vaya usted a pensar mal!.
En otra ocasión otro paciente le picaba sobre todo el pecho, el hombre tenía mucho pelo y los piojos del pubis infestaban tambien el pelo del pecho.
No son las únicas veces que he diagnosticado esta infestación en  pacientes de cualquier edad y de cualquier condición social, por ello aquí dejo algunas guias:





No hay comentarios:

Publicar un comentario