martes, 18 de octubre de 2011

Yo soy de esos 2 de cada 10, de la prescripción por principio activo

Según la noticia que circula por la red: " Ocho de cada diez médicos españoles consideran que la prescripción por principio activo puede dar lugar a cambios reiterados en los medicamentos, lo que puede originar "confusión, pérdidas de adherencia o duplicidades", en especial en los enfermos crónicos, polimedicados y personas de edad avanzada".

Yo también creo que puede crear confusiones, a veces duplicidades y todo lo demás, pero esto creo que no es consecuencia de recetar por principio activo, si no de la mala costumbre de recetar por marca el medicamento que queremos, desde siempre. Y aunque algo se haga desde siempre, si está mal hay que cambiarlo, que es lo que se ha hecho, por lo menos en la sanidad pública que es a la que yo me refiero.
Durante los estudios de la licenciatura de medicina los fármacos los estudiábamos como tal como un principio activo, cuando tuve que hacer mi primera receta lo tuve que hacer llevando casi tres kilos de "Vademécum" conmigo, intentando convertir principios activo en marcas.
Recuerdo que nada mas salir de la Facultad licenciado, nos llevo un laboratorio a su sede para  aprender la marca famosa por entonces de Amoxicilina 500, conocí por primera vez lo que era recetar un principio activo por marca.


En estos momentos llevo casi cinco años en que la mayoría de mis recetas (casi el 90%) son por principio activo, y no han aumentado las incidencias con los tratamientos de mis pacientes, excepto la molestia y el gasto de tiempo en explicárselo.

Esas confusiones y cambios de los que tanto se habla ocurren con los pacientes de siempre y con todos los medicamentos se den por marca o por principio activo, y habrá que estar atento con cualquier sustancia activa que reacciona en nuestro organismo, desde el que lo prescribe, pasando por el que los vende y el que lo administra (cuidador) y terminando por el que los toma.

El médico prescriptor deberá advertirlo al que recibe la receta y explicárselo, el farmacéutico habitual deberá advertirle al cliente que le da este medicamento por el otro que tomaba, el cuidador o el que lo toma deberá responsabilizarse de lo que toma.

Como dice un anuncio hay que desaprender lo aprendido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada