viernes, 3 de agosto de 2012

Solo es una pregunta... con efectos secundarios


La mayoría de las personas creen que cualquier consulta con un médico es buena para su salud; yo creo que a veces no lo es tanto y en ocasiones ponemos a nuestros pacientes en esa línea que separa la vida de la muerte...

Tenga cuidado, si usted le hace una pregunta a su médico, le puede ocurrir lo mismo que le ocurrió al paciente del que cuento la historia en los párrafos siguientes:

Un día estando yo en la unidad de urgencias me consulta una señora por un cuadro de gastroenteritis aguda...historia clínica, exploración, diagnostico y tratamiento y alta a domicilio.

Hasta aquí todo bien, en ese momento el acompañante de la señora que era su marido, pronuncia la frase mágica " mire, ya que está usted... sólo le quiero hacer una pregunta...", que luego se convirtió en una consulta en toda regla con la consiguiente actuación médica, el señor ni pensaba consultar, ni en ese momento se encontraba mal, ni siquiera había dado sus datos en admisión pero "ya que ...".

El paciente de alrededor de 50 años relataba una historia de varios meses de duración,  de opresión precordial con el esfuerzo excesivo  y que se acompañaban de algo de disnea y sudoración, que cedían con el reposo,  por lo que había consultado en alguna ocasión en urgencias con síntomas, no se si parecidos, pero sin ningún diagnóstico concreto, era un hombre sano en ese momento, en el que estaba debutando una enfermedad que quizás se hubiera diagnosticado más tarde y de forma reglada

Claro está ante estos síntomas exploro: en ese momento taquicárdico 130 latidos por minuto, ECG Fibriloflutter, era un paciente jóven toleraba perfectamente esta situación en reposo, y presentaba angor con los esfuerzos.

Con diagnóstico de Angor inestable y fibriloflutter, lo derivo a urgencias hospitalarias, donde indican anticoagulación y un betabloqueante tras estar 12 horas en urgencias, dan alta para Atención Primaria con cita para Cardiólogo y Hematólogo.

A las 5 de la mañana me avisa en centro coordinador de emergencias para un aviso a domicilio de un paciente que se encuentra con malestar general y no puede desplazarse al centro.
Era el mismo paciente,  estaba con sudoración profusa, palidez extrema y Tension Sistólica por debajo de 80 mmHg y pulso a 30 lpm  y a veces bajaba de ahí, incluso llega a perder la conciencia en mi presencia, con latidos cardíacos por debajo de 30, osea técnicamente en parada cardíaca, en un paciente que consultó sin tener síntomas en ese momento, probablemente el betabloqueante había actuado sobre su organismo en exceso.

Al final todo salió bien y el paciente está en casa nuevamente como cuando se le ocurrió consultar conmigo sin sentirse mal, le ha quedado como secuela un miedo cuando se nota "sensaciones" en el pecho, por lo que consulta ahora frecuentemente.

Moraleja, las consultas a médicos a demás de actuar positivamente para su salud cuando está enfermo tiene como efectos secundarios el utilizar fármacos y procedimientos agresivos que pueden poner en peligro su vida, piénselo antes de consultar si realmente no lo está!


No hay comentarios:

Publicar un comentario