domingo, 17 de marzo de 2013

Mi hija es una paciente #emponderada #CarnavalSalud

Hace unos días mi hija de 13 años comenzó con un dolor abdominal, ella me consultó en casa el porqué le dolía la "barriga"
Intenté realizar una pequeña historia clínica, la exploré y emití un diagnóstico de presunción y puse un tratamiento. Hasta ahí todo bien.

Después me preguntó cual era el tratamiento y si le iba a hacer alguna prueba de imagen y analítica. Me quedé un poco sorprendido, pero no dije nada.
Me senté en mi sillón tras la comida y cogí el iPad, cuando inicié el explorador comprendí lo que había pasado:


Mi hija había buscado en Google sus síntomas, y se había informado de lo que debía hacer, mi hija estaba siendo proactiva y emponderada. 

Tengo que manifestar que me gustó esa actitud, ya que me obligó a tomar decisiones y a informarme mucho más sobre su dolencia, eso quizás mejore su asistencia desde el punto de vista medico y ella como paciente informada y decidida a tomar medidas sobre su salud influyó en mí a la hora de decidir el procedimiento diagnóstico y su tratamiento.

Creo que el emponderamiento de los pacientes, en general, produce directamente una mejora en la atención sanitaria, porque obliga a los sanitarios a mejorar sus conocimientos y el paciente adquiere responsabilidad sobre su padeciemiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada