martes, 20 de mayo de 2014

Momentos en que debe intentar aplazar su visita al médico

La profesión de médico tiene momentos difíciles en cuanto a la aplicación de conocimientos en el contacto con el paciente, ya que somos humanos y tenemos nuestros instantes de debilidad.
Por ello, si usted tiene que consultar un problema de salud importante, que requiera concentración exclusiva hacia usted por parte de su médico, busque otros momentos diferentes de los que le relato a continuación para consultar, excepto que sea una emergencia que ponga en peligro su vida, en el que el momento no importa:
  • Al comienzo de la consulta, falta todavía concentración.
  • Antes del descanso de la mañana si va con retraso, estará deseando terminar.
  • Al final de la consulta cuando ya lleva retrasó de casi una hora y debe irse de guardia o tiene que realizar avisos en domicilio.
  • Si durante su visita entran por diferentes motivos los demás miembros del equipo sanitario (enfermeros, celadores, trabajadores sociales, etc) en la consulta mientras usted esté en ella, lo que impide su concentración.
  • Cuando su médico esté con cara de estresado: ojos muy abiertos mirando a todos sitios menos a usted.
  • Cuando sus jefes le hayan puesto listas de otros médicos, teniendo que ver el doble de pacientes.
  • Durante las guardias: siempre evite la madrugada, puede estar descansando durante jornadas de 24 horas
  • No consulte, si es posible, si tiene una mala relación personal con su médico, cambie de médico o elija otro servicio de urgencia.
  • Si su médico tiene cara de estar más enfermo que usted.
Todas estas circunstancias pueden favorecer errores médicos o no recibir la atención médica que usted merece y que su médico desearía para usted.
Cualquier otra situación normal de consulta incluidas las urgencias vitales, seguro que su médico las afrontará con su mayor destreza y habilidad profesional.


2 comentarios:

  1. Sabios y experimentados consejos. Tomo nota; ojalá que también la tomen los pacientes.

    ResponderEliminar
  2. Muy valiente el post, muy real. Hace humanos a los profesionales

    ResponderEliminar