miércoles, 10 de diciembre de 2014

Carta (la mia) para el ministro de sanidad

Señor ministro de Sanidad:


Le escribo esta carta porque soy médico, de los que veo (digo bien "veo") todos los días más de 65 pacientes, desde hace más de 25 años, por ello conozco sus necesidades y es mi obligación transmitirle sus demandas, por si usted tiene a bien tenerlas en cuenta, ya de paso también le transmito algunas de las mías, que quizás coincidan con las de otros compañeros, como esta, pero estos son de mis pacientes y mías, esto hará, ya que no es técnico en la materia, que usted empiece su conocimiento desde las base, desde el frente, desde las “trincheras”. Algunas de ellas quizás le parezcan nimiedades ante la inmensidad de su ministerio, pero yo siempre he seguido una norma: “Piensa globalmente y actúa localmente”.
Paso a describirles someramente algunas de ellas, diez en este caso, si alguna necesita de una explicación posterior tenga a bien dejar un comentario en el Blog y se la ampliaré gustosamente.


  1. La sanidad accesible, y de entrada gratuita para todos, incluidos los que pasaban por aquí o han llegado de otros países, luego investigue si es necesario cobrarle, porque se trataba de un millonario que había aparcado su yate en “Puerto Banús” y al bajar de la pasarela se ha roto la cadera, lo han llevado al “Hospital de la Costa del Sol” y le han puesto una prótesis. Se atiende primero, luego se investiga de forma individual y luego se actúa administrativa-económicamente en consecuencia.
  2. Como consecuencia de lo dicho anteriormente debe existir una sanidad pública fuerte, resolutiva, con la mínima burocracia posible con los mejores profesionales y medios y accesible e igualitaria para todos. Si es posible y esto es por una mala experiencia mía, haga que no pongan tres camas en las habitaciones para dos camas de algunos hospitales públicos.
  3. Debe existir una sanidad privada para todo aquel que pueda pagarla o quiera elegirla, somos un país libre, pero no la potencie eternizando las listas de espera de la sanidad pública o “colando” a los que vienen de la privada porque han estado en el médico privado que también trabaja en la pública. Controle los recursos públicos que se utilizan como medio para conseguir clientes privados, esto aunque no lo crea es muy frecuente, investiguelo.
  4. La Atención Primaria y las urgencias extrahospitalarias y hospitalarias deben ser bien dotadas de personal y de medios ya que son la puerta de entrada al sistema sanitario, debe darles las capacidades resolutivas necesarias para que no ralenticen la enfermedad del paciente y sean capaces de tratar dignamente a los enfermos, que no estén horas/días esperando camas, haga ésto como si su padre,madre, esposa o hijo estuviesen allí.
  5. Las listas de espera y el acceso a pruebas complementarias son los primeros obstáculos, a veces insalvables que hacen que aumenten los pacientes en urgencias y que aumente el malestar de los enfermos. Haga que desde Atención Primaria se pueda solicitar sin demora pruebas complementarias, no accesibles ahora, si quiere, haga que se sigan estrictamente guías clínicas o protocolos para solicitarlas. Facilite y propicie que sean los propios médicos de cabecera los que gestionen las listas de espera o acceso a pruebas complementarias y que no los hagan, como se está haciendo actualmente, el sistema de cita  de la historia digital, las auxiliares administrativas que se encargan de su gestión o el tener un amigo en el despacho de el administrativo del servicio.
  6. Haga que la sanidad sea igual, en todos los sentidos, en todas las comunidades y ciudades autónomas, sin diferencias entre colores políticos, económicos o culturales, también, igual entre los profesionales, no como hasta ahora donde hay diferencias entre los múltiples “Reinos de Taifas”, donde los diferentes “califas” hacen y deshacen a su libre albedrío.
  7. Al hilo de lo anterior, estimule la propagación de una Historia Digital única entre todos los españoles, y por favor que mis enfermos sean tratados en otras comunidades autónomas como yo los trato aquí, y que el único documento válido sea el DNIe u otros sistemas más avanzados, déjese de gastos inútiles como las Tarjetas sanitarias “soloautonómicas”.
  8. Los pacientes a veces quieren medicamentos de marcas, los médicos que los prescribimos lo queremos hacer por principio activo, le parece que en todo el estado se pague un máximo por el principio activo y que si el paciente quiere una marca él pague la diferencia, estaríamos casi todos contentos: el paciente identifica su medicamento y tiene el que quiere, el médico evita distracciones y receta por principio activo, el farmacéutico da al paciente la marca del principio activo recetado por el médico y el estado paga a todos lo mismo por ese medicamento.
  9. Haga que los profesionales, en centros grandes y en centros pequeños y aislados que todos los trabajadores cumplan sus horarios, que no lleguen algunos a su trabajo una hora y cuarto tarde o se vayan del mismo media hora antes y en medio salgan una hora a desayunar. Para eso también haga que sus gerentes respeten escrupulosamente los derechos de sus trabajadores, que no se rodeen de “trepas” que son capaces de socavar la dignidad de sus antiguos compañeros por mantener su “ cargo”.
  10. Desligue la parte económica de las incapacidades temporales de la prescripción médica, o como mal menor haga que una vez que finalice los días de IT medios de cada enfermedad, que en Andalucía ya están incorporados con cada codificación diagnóstica, pasen a otro nivel asistencial (mutuas, INSS, o quien quiera que sea).

Hay muchas más pero si es capaz de resolver sólo estas me doy por satisfecho, no quiero quitarle mas tiempo, que seguro necesitará.
Saludos cordiales de unos de sus empleados que trabaja al lado de sus pacientes, usuarios de la sanidad pública.

1 comentario: