domingo, 22 de enero de 2017

Carta abierta al presidente del colegio de médicos de Segovia

Sr. presidente del colegio de médicos de Segovia y estimado compañero:
  Soy médico, colegiado en el colegio de médicos de Sevilla, trabajo en un pueblo de esta provincia, me dedico a la atención diaria de pacientes en la sanidad pública exclusivamente.
Le escribo esta carta a sabiendas de que es compañero y médico de atención primaria, según figura en su perfil de Facebook, para mostrarle mi desacuerdo con la apertura del expediente sancionador a la Dra. Mónica Lalanda miembro de ese colegio y con la forma poco empática con que ha tratado usted el tema, a pesar de que nosotros, los médicos de atención primaria, somos especialistas en personas.
El ocultismo y las actuaciones anónimas se han acabado en nuestra sociedad, todo lo que hacemos se conoce hasta en el último rincón del universo, y depende de lo que hagas esa repercusión será mayor o menor. Debido a la que ha tenido el Expediente Disciplinario en las redes sociales y prensa especializada en forma de apoyo a la Dra. Monica Lalanda, lo que ha hecho usted y su junta directiva (lo personalizo por ser el presidente) parece muy desafortunado. 
Que quede claro que no conozco personalmente a la Dra. Mónica Lalanda, pero si conozco sus acciones, publicaciones y espíritu combativo, ella está cambiando muchas de las cosas que el colectivo médico estábamos asumiendo como normales, y eso que a mi me resulta admirable, creo que es uno de los motivos por el que pretende sancionarla.
"En ocasiones nos encontramos con hechos o circunstancias que parecen vulnerar la libertad. Suelen provenir de personas que se sienten molestas por un comentario o idea y que en lugar de aceptar un diálogo eligen callar al adversario usando diversos medios como un expediente disciplinario por ejemplo"
Esta es la entrada que ha provocado el malestar: Querida explotación laboral, te dejo, no cuentes ya conmigo, léala y juzgue, aplicando sólo el sentido común, si su escrito merece una sanción del tipo que sea.
"Ella dimitió de su puesto y lo denunció o lo hizo en público, en redes, tocando el tambor y contando lo que todos sabemos. Que obrando así la doctora no solo defiende sus derechos como trabajadora. Defiende la calidad de un trabajo que es vida y Salud para el ciudadano. Y sobre todo para el más desprotegido, el que no tiene otro sitio a dónde ir
Aquí le dejo las principales razones de su desacierto, algunas tomadas de entradas publicadas, hasta ahora, en diferentes blogs: 
  • La publicación de Mónica Lalanda que inicia la queja: denunciar la situación de vulneración de derechos humanos (situación de irregularidades, abusos laborales) que se está produciendo de manera casi generalizada en nuestro sistema sanitario y que ponen en peligro la salud de los clientes externos e internos, esto es, de pacientes y trabajadores.
  • "Lalanda insiste en que su artículo "denuncia la falta de liderazgo y unas condiciones laborales concretas; no tiene nada que ver con la praxis y, por tanto, no serían de aplicación los artículos del código ético que el informe de la Deontológica menciona"
  • Se abre expediente aludiendo a los artículos 37.3 y 38,3 del código de deontología médica donde dice:
    • 37.3. Los médicos se abstendrán de criticar despectivamente las actuaciones de sus colegas. Hacerlo en presencia de sus pacientes, de sus familiares o de terceros es una circunstancia agravante.
    • 38.3. Las discrepancias entre los médicos no han de propiciar su desprestigio público. Se evitará el daño o el escándalo, no estando nunca justificadas las injurias a un colega. Se evitarán las polémicas públicas; las divergencias se resolverán en el ámbito profesional o colegial.
  • En este caso, se está utilizando el Código Deontológico para limitar la libertad de expresión de una ciudadana, quebrantando su conciencia.
  • El expediente disciplinario abierto a la Dra Mónica Lalanda es un intento de amedrentamiento, una coacción a la libertad de expresión y una amenaza contra el profesionalismo que necesariamente tiene que ser democrático"
"Es urgente actuar para que quede claro: 

  1. Que todo médico está obligado a tomar las medidas necesarias para evitar daños innecesarios a los pacientes
  2. Que en Urgencias hospitalarias en España se dan situaciones crónicas, sistemáticas e institucionales que ponen en riesgo innecesario a los pacientes, por problemas organizativos
  3. Que la libertad de expresión y la denuncia en los medios sociales es tan justa y necesaria como sea prudente para evitar daños innecesarios a los pacientes y que se pretende acallar esa forma mediante castigos ejemplares.
Los trapos sucios se lavan en casa. El argumento favorito de los reyes y reyezuelos de este Imperio para ocultar sus desmanes hasta el fin del Imperio"

Espero sinceramente, que todo el alboroto que ha provocado su decisión, no repercuta en su vida personal, social o laboral, pero está claro que deberá reconsiderar el expediente o dimitir o ambas cosas.

Un saludo.



PD: Creo que el presidente de la Organización Médica Colegial, debe pronunciarse al respecto, y que los presidentes de los colegios de médicos provinciales también deberían exponer públicamente su opinión, igual que lo han hecho ya algunos por diferentes vías.



BiBliografía:

1 comentario:

  1. Muchas gracias por el apoyo y la generosidad de tu tiempo, Angel
    Me siento abrumada
    un abrazo
    Mónica

    ResponderEliminar