viernes, 17 de febrero de 2017

La equidad de la sanidad pública, en mi pueblo

Sandra, Ana y María son tres amigas de mi pueblo, que tienen una enfermedad similar, aquí solo se puede acceder a la sanidad a través de la pública, yo soy el médico de cabecera de las tres.

Sandra es la mujer de un funcionario del estado, le presta sus servicios sanitarios MUFACE, ha venido a verme porque sigue con el dolor lumbar irradiado por la pierna izquierda en la región metamérica L5 desde hace tres meses, no tiene déficit neurológico, pero es cada vez más molesto, le he puesto tratamiento correcto tanto farmacológico como fisioterapéutico en casa, pero no mejora del todo. Me ha insinuado ya en dos ocasiones que si la derivo al traumatólogo para que le pida una Resonancia Magnética, tras explicarle los riesgos y beneficios ha decidido ir. Con MUFACE ha podido elegir al traumatólogo, este con mi informe le ha solicitado la Resonancia Magnética con un diagnóstico similar, corroborado con la prueba de imagen, le ha prescrito fisioterapia en una clínica, todo ello en menos de 10 días.

Ana tiene un dolor en una mano con pérdida de fuerzas de la misma, por la historia clínica y exploración le he diagnosticado un síndrome de túnel carpiano, tras algunos tratamientos con empeoramiento del cuadro clínico he tenido que enviarla al especialista de segundo nivel, le tarda la cita un mes y medio. Tras dos días vuelve a la consulta para comentarme que le han informado en la calle, de lo que tiene que hacer para adelantar la cita. Trae tres opciones para que yo la asesore y elija una: - "que le de la baja laboral y la mutua la llamará para hacerle las pruebas y la operará si es necesario y lo hará antes que por el seguro", o que -"puede ir a la consulta privada del especialista y luego 'la mete' "antes para hacerle las pruebas", también me ha indicado "que si yo quiero y con un papel mío, su prima que es auxiliar, puede adelantarle la cita con el especialista del servicio donde trabaja". Yo le aconsejé que la que a ella le venga mejor y sea más rápida, así lo hizo y en poco tiempo, ha sido visitada y solicitado pruebas complementarias, está en resolución su enfermedad.

María tiene un dolor en el hombro izquierdo desde hace 4 meses, es un dolor que se irradia por metámeras C6 y C7, la historia clínica, la exploración y las pruebas complementarias (RX) que le he practicado me han llevado a hacer un diagnóstico de presunción de afectación de raíz nerviosa C6, le he puesto tratamiento correcto según protocolos, pero persiste, en determinadas situaciones como conducir, le impide hacer su vida normal. He decidido enviarla al raquiólogo para descartar una hernia de disco, la cita tarda casi dos meses, en ese intervalo ha empeorado y me ha dicho que se va a hacer la RM de forma privada para que yo interprete los resultados, también me ha comentado de paso que se va a hacer un seguro privado, porque sus amigas ya se han hecho la RM, como dispone de dinero se lo hará, así evitará las largas listas de espera de la sanidad pública, aunque dice que sus profesionales son excelentes.

Manuel es un trabajador manual, sin empleo actualmente, también paciente de mi cupo, tiene un dolor irradiado por territorio S1, que según clínica sospecho una hernia discal, tras derivarlo al segundo nivel asistencial (en mi centro de salud los derivamos a medicina física y rehabilitación) y hacerle pruebas de imagen (RM) se confirma el diagnóstico, ha sido derivado al tercer nivel asistencial (neurocirugía), donde la lista de espera alcanza casi un año, ha ido en varias ocasiones, por su cuenta, a urgencias hospitalarias, he hablado con gestoría de usuarios para adelantar la cita, pero me han dicho que sólo podrán adelantar la cita si tiene síntomas de alarma y que entonces lo derive a urgencias.

Son situaciones reales con nombres ficticios de mi consulta. Quisiera que atendiesen a mis pacientes según su enfermedad y lo antes posible, o por lo menos con la misma diligencia que lo hacen cuando concurren las circunstancias mencionadas, y esto no ocurre, si no que intervienen a veces connotaciones económicas, laborales, políticas, amiguismos y otras que nada tienen que ver con las razones clínicas.
Me pregunto a veces ¿porqué estas diferencias? ¿quizás alguien quiera alimentar el número de usuarios de la sanidad privada?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada