jueves, 30 de marzo de 2017

Diferencias entre los que teorizan y los que estamos en trincheras

Estas semanas atrás han sido duras en el trabajo y dicotómicas en la aplicación de guías clínicas. He diagnosticado enfermedades graves, intentado aplicar protocolos de actuación de urgencias y he realizado cuidados paliativos con muchas dificultades en medios y organización.
Aunque ya lo sabía he vuelto a comprobar que los protocolos de actuación, guías clínicas, coordinación, medios técnicos y farmacológicos, son diferentes según el lugar donde te encuentres, el equipo sanitario que te atienda, y las circunstancias sociopolíticas que existan.
Me voy a referir sólo a pacientes oncológicos y con necesidad de cuidados paliativos, donde las diferencias según el área geográfica son distintas.
¿Cómo podemos seguir así, dentro de una misma zona geográfica de salud, en un mundo tan globalizado e hiperconectado? Los que se encargan de hacer los planes, estrategias y protocolos por un lado, los que tenemos que aplicarlos y en última instancia los pacientes ajenos a todo y que confían en nosotros.
Permitirme que os muestre esto: Compromisos con las personas a las que atendemos. ¡Precioso y espectacular!, dentro del Plan Integral de Oncología, ¿tiene alguien algún familiar o de forma personal que sospechemos un cáncer?. Pues consultar lo anterior, creéis que la realidad es similar o se acerca a lo que ahí pone, en tiempos de espera sobre todo. Es inhumano que desde un viernes hasta un lunes, en un paciente con diagnóstico de cáncer no pase a verlo en un hospital ningún médico, a no ser que tenga que ser visitado de urgencias, es inhumano que tenga que esperar semanas para que empiece el proceso terapéutico. ¿Por qué esas diferencias entre el plan y la realidad?
También he debido implicarme en la sedación paliativa de pacientes con enfermedades terminales en agonía o con síntomas no controlables, que decidieron quedarse en el pueblo para morir y no ir al hospital. Tengo que reconocer que lo hice, porque acepté la atención de estos pacientes sin límite de tiempo.
¿Habéis tenido alguna vez un familiar en agonía o en situación terminal de una enfermedad irreversible?, bueno pues leer esto: Plan de cuidados paliativos, ¿se parece en algo a la realidad? Continuidad, equidad, coordinación, longitudinalidad. Cuando hablamos de sedación paliativa en todas las guías se habla de midazolam, ondansetron, ketorolaco, ... y resulta que no tenemos y tenemos dificultades para que lo envíen desde farmacia, lo tienes que mendigar en los hospitales. ¿Saben esto los que hacen los protocolos?, ¿lo saben los pacientes?. Yo si lo se, y lo he comunicado a los responsables.
Para confeccionar las guías cínicas y protocolos de actuación deberían contar con los que trabajamos en diferentes ámbitos y pensando en los pacientes y no en resultados.
Según el funcionamiento de nuestra atención primaria actual, los cuidados paliativos y la sedación de la agonía en el domicilio del paciente no existe, a no ser que los profesionales de atención primaria se impliquen mas allá de su horario meramente laboral.
Las cosas tan importantes tratadas aquí no deberían depender de las personas o del código postal donde se encuentre el paciente, deberían estar protocolizadas si existen, dotadas de medios técnicos y de personal donde se pueda hacer y decir claramente, donde no se tienen acceso a esos servicios completos, que también es información




No hay comentarios:

Publicar un comentario