jueves, 4 de enero de 2018

Adiós paciente, ¡ADIÓS!

En estos días como consecuencia de el Plan para la Renovación de la Atención Primaria, han incorporado un nuevo médico y enfermera en mi pueblo, y no lo han hecho por el número de pacientes asignados sino por el sistema de clasificación de pacientes en atención primaria: Ajusted Clinical Groups (ACG®).

A mi me parece adecuada la anexión, porque probablemente mejore la atención sanitaria de este pueblo y seguro mejorará mí salud en particular, no me ha parecido bien como se ha hecho el reparto de pacientes, porque no le han consultado a estos, ni a mi como su médico, cosa que no he logrado entender, aunque por otro lado me alegro de no haber intervenido en la asignación, para no tener que dar explicaciones de los cambios.

Tengo una sensación agridulce, por un lado me siento contento porque creo que voy a tener más tiempo para dedicar a los pacientes que me han quedado (unos 600 menos) y por otro lado tengo un nudo en la garganta provocado por la tristeza de ver que han desaparecido de mi lista de pacientes/personas que llevan confiando en mi como médico 29 años, muchos de ellos mayores de 80 años a los que es difícil explicarles el motivo del cambio y quien lo ha decidido así, mientras le caen dos lágrimas por la contrariedad que les ha provocado el cambio.

Aunque si quiero decirle a esos pacientes que han cambiado lo siguiente:

Querido paciente:
Se que ahora te hayas inmerso en la incertidumbre de tener un nuevo médico, tú que no has tenido otro médico de cabecera en los últimos 29 años, que me has consultado la mayoría de tus problemas de salud, los de tus hijos, nietos, padres y abuelos, has confiado en mi para no enfermar, para lograr un diagnóstico, para sanar de tu enfermedad.
A ti que me has hecho crecer como médico, que hemos recorrido juntos los cambios sanitarios de los últimos años, la mejora sanitaria en tecnicismos pero el enfangamiento de las relaciones médico-paciente, el avance en los protocolos clínicos pero la rebaja de el tiempo de consultas, el progreso fantasma de la accesibilidad, el perfeccionamiento turbio de los fármacos, la aparición de los genéricos, principios activos y subastas de medicamentos, de los procesos asistenciales y programas de crónicos, de las citas bis, de los médicos jóvenes quemados, de los vecinos que saben todo de medicina, del doctor Google.
A ti, que te han cambiado de médico sin consultarte, probablemente un administrativo que no ha visitado el pueblo en más de dos ocasiones, que no te conoce ni sabe nada de tu vida, que no sabe de nuestra relación, a ti que dices que volverás a ser mi paciente aunque te cambien, a ti que te da igual el cambio, o que no te importa, o a ti que prefieres conocer un médico nuevo.
Tengo que decirte que todos los médicos somos prescindibles en nuestro sistema sanitario actual y que llegamos a ser en él casi invisibles,pero la relación con tu médico de cabecera en el transcurso del tiempo va más allá de una fría relación laboral o profesional, de una breve consulta sintomática, de un simple acto administrativo, de el escueto encuentro para una revisión por el diagnóstico de una enfermedad aguda, es una relación sagrada, honorífica, respetuosa, responsable para el médico y confiable, íntima y familiar para el paciente.
Ten calma y da tiempo a tu nuevo médico de cabecera, porque seguro que ganará tu empatía.
El nuevo médico que viene es un gran profesional, te atenderá como mereces, dependerá también de ti, de la confianza mutua, del respeto, trátalo igual que me has tratado a mí y todo irá bien en la mayoría de las ocasiones, te acostumbrarás a él igual que lo hiciste conmigo hace 29 años. Consúltale cuando estés enfermo, no lo hagas "por si acaso" o "vaya a ser que" o porque te ha dicho el vecino que debes ir al médico, utiliza tu sentido común y pon en marcha tus autocuidados, responsabilizándote de tu salud no dejando todo tu cuidado en manos del sistema sanitario.

Pienso que vamos a mejorar, no obstante mi congoja no hay quien me la quite hoy, sin embargo me quedo con un WhatsApp que me ha mandado unos de esos pacientes que han cambiado: "... ya no vas a ser mi MÉDICO pero espero que sigas siendo mi AMIGO..."


PD.: ¡Ah! y yo calladito que se incomodan y me regañan.





8 comentarios:

  1. Que calidad humana la suya! Este médico es una bellísima persona que ama su profesión!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto a mi familia como a mi nos a visto mucha veces en las guardias .es un excelente medico y muy humano y eso para un enfermo es mucho !!

      Eliminar
    2. Ni te conozco personalmente ni llegaré nunca a alcanzar tu sabiduría. Por eso te ruego que me permitas aprender de tu lección personal y del respeto y del cariño, que entre líneas, sé que tú gente tiene contigo. Enhorabuena por tu lección magistral. La de una vida dedicada al servicio. Un fuerte abrazo, compañero

      Eliminar
    3. Bueno, yo si te conozco de ver tus vídeos, como si fueras de casa. Gracias comparto por tus piropos

      Eliminar
  2. A mi me a visto mucha veces al igual k a mi Familia .en las guardias es un excelente medico y muy humano y eso es mucho para el Enfermo !!!

    ResponderEliminar
  3. No es usted mi medico ,nos a visitado alguna que otra vez en urgencias , tanto a mi como a mi familia y tengo que decir ,que me gustaria tenerlo como medico de cabezera ,porque no los he visto mas profecional y mas humano que usted ,gracias de corazon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Camino caribe .6 enero 11.30.usted nos a visto por urgecias varias veces y a mi Familia .usted no es mi medico .ojala lo.fuera d.cebezera .pues usted es un buen profecional y muy humano y eso dice mucho gracias y mil veces gracias

      Eliminar
  4. Las personas tienen que cuidar su cuerpo y organismo. Tus post son los mejores y este blog definitivamente es el
    mejor. Sigue escribiendo sobre esto, las personas necesitan cuidar su salud.

    ResponderEliminar