lunes, 21 de mayo de 2018

Crisis asmáticas y tormentas #Asma #Clima

Era una guardia de mediados de mayo que acontecía como cualquier otra guardia de 24 horas: un chorreo anárquico e interminable de pacientes sin ninguna agrupación por edades, patologías o tipo de urgencia. Es verdad que por la época del año que estábamos, durante las guardias anteriores habían aumentado las asistencias por crisis de asma alérgica, aunque no especialmente durante la que transcurría.
De repente se oscureció la tarde y comenzó a tronar y relampaguear mientras caía una abundante e intensa lluvia, la habitación de descanso se oscureció paulatinamente, nos asomamos a la puerta de urgencias y observamos como el color del cielo se tornó anaranjado y el aire parecía mefítico. 
Empezamos a hacer comentarios baladíes al respecto: "agua para mis melones", "ahora se van a limpiar bien los coches" el mio fue "la atmósfera va a quedar libre de pólenes para los alérgicos".
Pero en poco tiempo comenzaron a llegar pacientes a la vez, no había  acabado ninguna final deportiva, no había terminado ningún acontecimiento social en la zona, nada objetivable que hubiese retenido a esos pacientes a presentarse en urgencias como siempre. Vinieron a la vez de distintas edades y por los mismos síntomas: sensación de ahogo, dolor en el pecho, ruidos al respirar y tos, con antecedentes de rinoconjuntivitis alérgica, asma bronquial y también sin esos antecedentes, algunos siendo la primera vez que les ocurría. A la exploración: unos tenían coloración más o menos pálida, disneicos, nerviosos, uso de musculatura accesoria, completaban unos palabras y algunos frases, sibilancias inspiratorias y espiratorias, taquicardia y saturación de oxígeno que variaba entre 89% uno y sobre 92-96%, los demás.
Cuando recibí los primeros no me llamó mucho la atención, estábamos en mayo de una primavera florida, pero cuando llegaron más de 10 personas a la vez, de un único pueblo de los asignados, además de una prioridad 1 a domicilio por lo mismo, me pregunté qué podía haber ocurrido. Les pregunté a todos a qué lo achacaban y cuando comenzaron los síntomas intensos que traían, todos coincidieron y lo achacaron a la tormenta que caía. 
Agoté las dos tomas del centro para suministrar oxígeno, además los que componíamos la guardia tuvimos que improvisar y habilitar dos tomas más.
Cuando todo aquello terminó puse este tweet, que levantó cierta expectación (más de 5000 impresiones). Las dudas se disiparon cuando me contestó Rafael Bravo (@rafabravo) con este enlace: "Thunderstorm asthma" y con este otro: "How Do Storms Affect Asthma?". También aportaron los alergólogos de Alergia y asma (@alergologos) con otro enlace: "Asma en el corazón de la tormenta"



"La principal hipótesis para explicarlo afirma que las tormentas eléctricas pueden acumular cerca del suelo un gran número de las partículas de polen que se encuentran en la atmósfera, y que éstas, al romperse por choque osmótico, liberarían muchas partículas alergénicas de tamaño respirable. Por eso, durante los primeros 20 a 30 minutos de una tormenta eléctrica, las personas que padecen alergia al polen pueden inhalar una cantidad elevada de material alergénico, que les condicionaría reacciones asmáticas, a menudo graves. Incluso se ha constatado que personas sin asma, pero que padecen rinitis por sensibilización a polen, también pueden sufrir un ataque de asma en estas circunstancias."
"Un mensaje clave es que todos los sujetos afectados por la alergia al polen deben ser alertados sobre el peligro de estar al aire libre durante una tormenta eléctrica en la temporada de polen, como tales, estos eventos pueden ser una causa importante de exacerbaciones severas de asma. A la luz de estas observaciones, es útil para predecir tormentas eléctricas y así minimizar los eventos relacionados con tormentas eléctricas. Los pacientes con alergia respiratoria inducida por pólenes y mohos necesitan ser informados sobre un enfoque terapéutico correcto del asma bronquial por inhalación, incluido el uso de broncodilatadores y corticosteroides inhalados."
"Pero no todas las tormentas eléctricas en las estaciones de polen causan asma con estas características. Las que lo provocan se conoce como tormenta eléctrica con eventos de asma epidémica. Siguen a un tipo particular de tormenta que expone a un gran número de personas a altas concentraciones de pequeñas partículas de alérgenos de granos de polen reventados, en un corto período de tiempoSiempre que sea posible, los pacientes deben evitar los alérgenos potenciales que flotan en los vientos de la tormenta que se aproxima, y deben permanecer dentro de su casa con las puertas y ventanas cerradas hasta que haya pasado la tormenta." 


PD: El Dr. Daniel G. León (@Danielgoleon) ha aportado otro enlace: ¿Cómo puede matarte una tormenta por asma? también lo ha hecho el Dr. Juan Gérvas (@JuanGrvas): Can a Thunderstorm Trigger an Asthma Attack?

No hay comentarios:

Publicar un comentario